Historia

Las Guerras de Bakán es una novela de fantasía en la que he estado trabajando durante muchos años. La primera parte lleva por título "Sueños de Dragón". Espero que disfrutéis vosotros leyéndola tanto como yo escribiéndola.

¿Eres nuevo? ¡Bienvenido! Empieza a leer "Sueños de Dragón" AQUÍ

¿Tines problemas para recordar quién es quién? ¡He aquí la solución! Mira el GLOSARIO

Y si tienes más problemas aquí están el MAPA y las TRADUCCIONES

Ya a la venta en papel y ebook "Sueños Rotos", relato corto de ciencia ficción: AQUÍ


jueves, 28 de abril de 2016

MICRORRELATOS VARIADOS

 

        
         Muy buena semana a todos.

     Hacía ya un tiempo que no actualizaba esto, así que ya toca. Hoy os traigo una serie de mini-microrrelatos que he estado presentando a concurso últimamente y que no había colgado aquí hasta ahora. Como ya puedo hacerlo, pues os los traigo.

      Esta vez son minis, porque no tiene cada uno mucho más de 70 palabras, pero espero que os gusten. Dos de ellos han sido seleccionados para antologías en Diversidad Literaria y el segundo ganó el concurso al que se presentaba.


Noche de Samhain (microrrelato sobr el otoño/invierno)

       La hora entre horas estaba cerca, y con ella empezaría la mitad más oscura del año. Los límites entre el Otro mundo y el humano serían entonces más débiles que nunca. Arawn, rey del Inframundo, sonrió mientras los últimos rayos del sol otoñal desparecían del cielo. Había llegado el momento; la sangre mancharía la tierra esa noche. Con un gesto, liberó a la Cacería Salvaje sobre el mundo.


Dragones (microrrelato sobre heroicidades)

      Todos tenemos dragones. Los cuentos nos enseñan de niños que pueden ser derrotados, aunque los disfracen de mitos y leyendas; meras metáforas de los retos de la vida. Hoy empezaré a luchar por fin contra el mío. El miedo me atenaza. Será largo y doloroso. Puede que muera. Pero nadie dirá nunca que fui un cobarde; nadie dirá que me rendí. Estoy seguro de que venceré a la leucemia.


La carrera (microrrelato nocturno)

      El aire le ardía en los pulmones con cada trabajosa inhalación. Abrasaba su pecho como fuego líquido con cada paso que daba en su loca carrera en medio de la noche. La niebla, cada vez más intensa, le impedía ver lo que había a su espalda, pero podía oír respirar a aquella cosa, más y más cerca; sus garras arañando el suelo tras él. Un sollozo escapó de sus labios. No quería morir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario