Historia

Las Guerras de Bakán es una novela de fantasía en la que he estado trabajando durante muchos años. La primera parte lleva por título "Sueños de Dragón". Espero que disfrutéis vosotros leyéndola tanto como yo escribiéndola.

¿Eres nuevo? ¡Bienvenido! Empieza a leer "Sueños de Dragón" AQUÍ

¿Tines problemas para recordar quién es quién? ¡He aquí la solución! Mira el GLOSARIO

Y si tienes más problemas aquí están el MAPA y las TRADUCCIONES

Ya a la venta en papel y ebook "Sueños Rotos", relato corto de ciencia ficción: AQUÍ


sábado, 24 de agosto de 2013

Las Guerras de Bakán recomienda: "Por no mencionar al perro" de Connie Willis


 

Muy buen sábado a todos. La escritura de Bakán ha sufrido un frenazo bien gordo debido a la foto de esta entrada. Esta semana he estado de adopción gatuna y el resultado ha sido que mi vida se ha visto complicada. Espero poder retomar la novela esta semana que entra, que también habré acabado ya el trabajo de fin de máster que me ha estado robando el poco tiempo libre que el minino Aki me dejaba. Además de porque es un gato bien guapo, cuelgo su foto por algo más, pero lo sabréis al leer el libro.


En fin, gentes de bien, queridos lectores, con esta recomendación de novela veraniega ya casi habrán acabado las vacaciones... y como se acaban las vacaciones Bakán volverá en apenas una semana más, para el día 2 de septiembre. Así que esto llega a su fin. Retomaré las recomendaciones en cada periodo vacacional, cuando Bakán pare. Tengo novelas para rato aún que me gustaría recomendaros (leo mucho más de lo que puedo recomendar, la verdad :P)

Pues nada, allá vamos. Esta semana toca Connie Willis. Cuando hablé de la saga Vorkósigan, también hablé de Connie Willis como otra de mis autoras de SciFi favoritas, además de Bujold. Os dije que recomendaría algo de ella. Y aquí está. Se trata de la novela "Por no mencionar al perro". Sí, con ese título raro. Como lo leéis. Antes de seguir voy a hablaros de Connie Willis. Es, una vez más, una autora con muchos premios Hugo, Nebula y Locus en su haber, un cojón de nominaciones a los mismos también. Es más, la obra que recomiendo hoy ha ganado el Hugo y el Locus. La podéis encontrar baratita en edición de bolsillo de ediciones B.

Descubrí a Connie Willis por casualidad, de esas que compraba mucha SciFi de Nova y ale... cogí una obra suya. No fue esta novela. La descubrí con Tránsito. Una novela que trata de las experiencias cercanas a la muerte. Y me fascinó, aunque según fui leyendo obras suyas me fui dando cuenta que esta obra no era, ni de lejos, de las mejores. Es más, que era de las más flojas. Y pese a todo me encantó. Ahí dejo eso dicho, aunque todo hay que decirlo, ganó el Locus y estuvo nominada al Hugo, al Nebula y al Arthur C. Clarke. No está mal para una obra que no es la mejor de las que tiene ¿verdad? Su mejor obra, a mi parecer, es otra que no recomendaré hoy pero que estar estrechamente relacionada con ella: "El Libro del Día del Juicio Final". Así que partimos de una autora muy galardonada, con unas obras interesantísimas... y extremadamente divertidas.

Porque sí, eso es lo que voy a resaltar de la obra de esta mujer. Lo muchísimo que te ríes. Tiene un sentido del humor maravilloso, hilarante, increíble. Te hará reír, te hará sonreír, con todas sus obras, con sus personajes, con sus situaciones. Es su gran punto fuerte. Otra es las tramas que diseña, los personajes, las ideas... y su maravillosa documentación histórica.

¿Histórica? ¿Cómo que histórica? ¿No estábamos hablando de SciFi? Sí, bueno... pero la novela que recomiendo hoy y muchas otras de sus obras tienen un componente a nivel de historia extremadamente potente. Segunda Guerra Mundial, Edad Media en plena Peste Negra, Abraham Lincoln...

Aha... ¡Viajes en el Tiempo entonces! ¡¡BINGO!! Precisamente eso. Viajes en el tiempo. Antes de empezar con "Por no mencionar al perro" voy a poneros a todos un poco en situación. La obra que recomiendo hoy no es una novela completamente independiente. Se puede leer sola. Pero le encontraréis mucha más gracia si la tomáis como parte de una serie de novelas ambientadas en el Oxford de bien mediado el siglo XXI. Un Oxford en el que se han descubierto los viajes en el tiempo pero en el que no son de demasiado interés debido a que NO se puede traer nada a través de los portales. Nada de rescatar tesoros y riquezas... nada puede pasar la red. Bueno... no es de interés... salvo para los historiadores, por supuesto.

Así que esta es una de las novelas de Willis de historiadores del Oxford de mediados del siglo XXI que viajan en el tiempo. Tiene varias novelas ambientadas en el mismo mundo, comenzando por "El Libro del Día del Juicio Final", donde, por error, envían a una historiadora al medievo en plena peste negra. La saga sigue con "Por no mencionar al perro" de la que hablaré extensamente ahora. Luego irían dos novelas más recientes, igualmente soberbias, tituladas "El Apagón" y "Cese de Alerta" que son una dilogía de historiadores en Londres durante los bombardeos alemanes, en pleno Blitz.

Al estar todas ellas ambientadas en el mismo Oxford hay personajes recurrentes de una la otra, como el Señor Dunworty, catedrático del departamento y que coordina todos los viajes, su sobrino Collin y algunos de los técnicos que manejan los saltos. Pero las historias, son más o menos independientes, salvo algún detalle y alguna que otra mención. Y creo que sólo es el inicio. Estoy deseando que sigua sacando novelas de estos historiadores, sus aventuras y desventuras y ciertas cosas que se insinúan al final de la que hoy recomiendo y de las dos últimas. Pero como digo, son totalmente independientes y se pueden leer así sin problemas. Lo digo en serio.

Pero vamos allá. ¿De qué trata "Por no mencionar al Perro"? De viajes en el tiempo, sí, vale. Hasta aquí todo perfecto. Pero ¿de qué más? Del Tocón del Pájaro del Obispo. ¿Mande? Y de la queridina, queridina Juju. ¿Lo cualo? Y de una ninfa maravillosa fulgurante en sus ropas verdes y el lánguido cabello rojo... ¿Qué me estás contando? Y de Lady Schrapnell, multimillonaria americana obsesionada con la reconstrucción de la catedral de Coventry, que cambió la vida de su antepasada.

Y de aquí parte la trama. De una muy, muy rica Lady Schrapnell que quiere reconstruir una catedral horrorosa tal y como era ANTES del bombardeo y destrucción de la misma durante la Segunda Guerra Mundial. Tal cual era ANTES. Con todo lo que tenía dentro. Hasta con las flores del mismo color. Hasta con esa horrorosa obra de arte victoriana llama el Tocón del Pájaro del Obispo. Y para ello tiene locos a todos los historiadores de Oxford buscando el dichoso tocón a lo largo de la historia... porque no se quemó junto con la catedral. Y quiere tenerlo en la nueva catedral. Y quiere saber a dónde fue tras salir de la catedral... porque se perdió tras el bombardeo. Así que marea a Ned Henry a chopocientos historiadores más para lograr sus objetivos.

Los historiadores la temen, el señor Dunworty la teme. Todos se esconden de ella. Es un ciclón, es una fuerza natural. Dios está en los Detalles. Arrasa con todo. Martiriza a todos. Y el pobre Ned Henry acaba con vértigo transtemporal (por viajar demasiado adelante y atrás) y acaban escondiéndolo en la Inglaterra Victoriana para que se tome un descanso y se cure... y arregle un pequeño detallito que ha salido mal en el viaje de otra historiadora. Un detallito sin importancia. Un detallito minúsculo... que podría destruir el continuum espacio-tiempo.

Bien ¿hasta aquí qué tal? ¿Interesa? Pues ahora toca seguir con lo ya habitual. ¿Y porqué más me tengo que leer esta obra?

Por sus personajes. Sí, lo sé. Volvemos a ello. Pero pese a lo simples que son, se les nota un diseño con mimo. Son algo histriónicos, toda la obra lo es, es una comedia de enredos, a fin de cuentas. Terence tiene la cabeza llena de pájaros y su amigo Cyril es encantador, pese a que babea mucho. También está el clásico profesor chiflado. Y Tocelyn Messing —Tossie— (sí, la antepasada de Lady Schrapnell, sí, esa cuya vida cambió el visitar la catedral de Coventry). Y Verity en sus verdes ropajes y su rojo cabello cual ninfa... Y la Princesa Arjumand. Y Bain, mayordomo británico donde los haya.

Por no mencionar a los personajes de Oxford. El señor Dunworty y sus nervios de casi acero. Y también el siempre genial Finch (secretario de Dunworty). Siempre genial porque ya le conocía de "El Libro del Día del Juicio Final". Es uno de los mejores personajes que he visto nunca. Eficaz. Británico. Hasta con el papel higiénico.

¿Por qué más leer "Por no mencionar al perro"? Por lo que os vais a reír. Qué demonios. Si no os reis con la sesión de espiritismo no tenéis sangre en las venas. Si no os reís con Tossie de lo pava que es no os reiréis con nadie. Si no sonreís con Terence y Cyril... en fin. Que os vais a reír un rato largo. Connie Willis sabe cómo escribir una buena comedia. Al igual que demostró saber escribir una buena tragedia con "El Libro del Día del Juicio Final".

No puedo contaros mucho más sin spoilear cosas que quiero que descubráis vosotros mismos. Como el campo de guisantes. Así que mejor os dejo con esta recomendación y ya nos vemos la semana que viene.

La semana que viene es la última recomendación. Tocará también ciencia ficción. Pero esta de la Hard. No en plan comedia o histórica como la de ahora. La de la semana que viene sé que os gustará. Pasadlo bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario