Historia

Las Guerras de Bakán es una novela de fantasía en la que he estado trabajando durante muchos años. La primera parte lleva por título "Sueños de Dragón". Espero que disfrutéis vosotros leyéndola tanto como yo escribiéndola.

¿Eres nuevo? ¡Bienvenido! Empieza a leer "Sueños de Dragón" AQUÍ

¿Tines problemas para recordar quién es quién? ¡He aquí la solución! Mira el GLOSARIO

Y si tienes más problemas aquí están el MAPA y las TRADUCCIONES

Ya a la venta en papel y ebook "Sueños Rotos", relato corto de ciencia ficción: AQUÍ


miércoles, 14 de mayo de 2014

CAPÍTULO VIGESIMOQUINTO (Parte 1/6) - Ruinas blancas


          Querida madre:
          Es probable que recibáis esta carta poco después de mi misiva anterior y, una vez más, será también portadora de malas noticias. No sabéis cuanto lo lamento. La muerte de padre ya ha sido lo suficientemente dura, tanto para mis hermanos como para vos, y nada me es más duro que comunicaros nuevas desgracias; pero es importante que estéis preparados para lo que pueda ocurrir de ahora en adelante.

          Madre, Ossián está siendo atacada por los elfos negros. Anoche recibimos la fatídica noticia de mano de un mensajero que salió hará dos días de allí, burlando a las tropas enemigas.
          Noticias anteriores recibidas por lord Lunn, ubicaban una fuerza de tamaño desconocido en la Región de los Mil Lagos, más allá del Cahir de su familia, en dirección Eorn, procedente de la costa. Es imposible, sin embargo, que estas sean las tropas que ahora asedian la capital, dado que ningún ejército es capaz de avanzar tan rápido por esos terrenos. Ya sabéis, madre, que se inundan todos los años por estas fechas. Eso implica que, de algún modo que no alcanzamos a comprender, Zaryll ha logrado situar a nuestra espalda no a uno, sino a dos grupos armados. De ninguno de ellos, hemos logrado encontrar huella alguna de su paso por nuestras tierras en nuestro camino hacia el Orn, desde que abandonáramos Ossián. Simplemente, han aparecido en nuestra retaguardia.
          Estamos hablando de dos frentes más de lucha, madre, además del que hay abierto con las revueltas del Sorn. Con un poco de suerte, los dos del Eorn serán sólo uno cuando ambos se unan en cuestión de semanas o tal vez días. Luchar contra un solo ejército es más sencillo que luchar contra dos, cuando nunca puedes estar seguro de en qué momento uno de ellos va a atacarte por el flanco o la espalda. Por desgracia, no podemos aguardar a que eso suceda. Desconocemos el número de hombres con que cuentan cada una de esas fuerzas y, si dejamos que se unan, si esperamos demasiado, bien podrían formar un ejército demasiado numeroso como para que nosotros podamos derrotarlo.
          Tenemos que atacar ahora, cuando todavía están divididos, antes de que se adentren más en el reino. Eso implica retroceder, madre, volver a Ossián y atacarles nosotros por la espalda. Primero a los que hay en Ossián, luego a los procedentes del Eorn. Recemos porque no encuentren ellos antes el modo de flanquearnos.
          Hoy, nada más amanecer, Selam ha enviado un mensajero al Norn a informar a su majestad de que es probable que las provisiones y armas y hombres que llevábamos no lleguen nunca, o que lo hagan con mucho retraso. Volvemos a Ossián en cuanto los hombres estén listos y se levante el campamento. También ha enviado una paloma de vuelta a la capital, para avisarles de nuestro regreso y poder coordinar un ataque una vez estemos cerca.
          Debido a todo esto, madre, quiero que toméis medidas en casa. Si Zaryll ha logrado situar tropas en Eorn y en Ossián, sin que fuéramos conscientes de ello, lo ha podido hacer en cualquier parte del reino. Llamad a la milicia. Haced acopio de todas las provisiones que os sea posible. Doblad la guardia en el Cahir y enviad exploradores a un mínimo de dos días de Gulsea y de casa. Preparaos para lo peor, porque hemos visto que lo peor puede pasar.
          Os escribiré de nuevo tan pronto como me sea posible.

Trush ar Hearay-rha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario