Historia

Las Guerras de Bakán es una novela de fantasía en la que he estado trabajando durante muchos años. La primera parte lleva por título "Sueños de Dragón". Espero que disfrutéis vosotros leyéndola tanto como yo escribiéndola.

¿Eres nuevo? ¡Bienvenido! Empieza a leer "Sueños de Dragón" AQUÍ

¿Tines problemas para recordar quién es quién? ¡He aquí la solución! Mira el GLOSARIO

Y si tienes más problemas aquí están el MAPA y las TRADUCCIONES

Ya a la venta en papel y ebook "Sueños Rotos", relato corto de ciencia ficción: AQUÍ


sábado, 8 de junio de 2013

Sacerdotisas de Tyrsha, el culto de la Guerra

 

          Muy buen sabado a todos. Hacía ya mucho que no abría un tema nuevo para el Archivo, pero ya tocaba. Durante esta semana, uno de los lectores me ha preguntado cómo funciona el culto a Tyrsha: si las sacerdotisas adquieren poderes divinos o bien toda su habilidad deriva de su entrenamiento militar. Pues bien, me pareció tan oportuna la pregunta que me decidí abrir hoy una nueva entrada para esta sección. Es oportuna por dos razones: la principal debido a lo que está ocurriendo ahora mismo en el capítulo 15, con la sacerdotisa Llewlyn en Nardis. La otra razón, es el personaje que aparecerá pronto en la novela, en el capítulo 17, para más señas. Así que sin más dilación, voy a hablaros un poco de las Sacerdotisas de Tyrsha y de la Diosa de la Guerra de Bakán y también de la Sabiduría.
          Si no habéis leído la sección de Dioses de El Archivo, ahora es el momento. Ahí aparecen los datos básicos a conocer de Tyrsha, antes de aprender sobre su culto.

          En primer lugar comentar que, si bien hay bastantes Templos desperdigados a lo largo y ancho de Bakán, la central se encuentra en El Santuario, en los bosques de Yshaunn, en los confines Orn del reino. El Santuario es el Templo más antiguo y de mayores dimensiones de Bakán, protegido y velado por la mismísima Tyrsha.

          El culto a Tyrsha es un culto exclusivamente femenino, profesado por aquellas mujeres que quieren aprender a manejar un arma y unirse al ejército regular, o bien dedicarse a la estrategia, la enseñanza, la filosofía o la religión. Como ya habréis leído en el capítulo 14, toda mujer que desee combatir, ha de pasar por un Templo de Tyrsha para recibir entrenamiento, no existe prácticamente ninguna otra forma de convertirse en mujer de armas. Aquellas que no ingresan en un Templo, siempre pueden hacerse mercenarias... pero carecerán del prestigio social que ser sacerdotisa de Tyrsha otorga a sus seguidoras. No sólo se trata de la destreza en combate que adquieren desde muy niñas, sino de la educación en otras artes que también se les imparte.

          Al acabar sus estudios y entrenamiento básico, lo habitual es que una adepta se consagre como sacerdotisa plena y quede vinculada a la orden de por vida. Pero algunas veces, algunas mujeres, sobre todo de noble cuna, sólo pasan por el Templo para adquirir conocimientos y destreza básica en las armas, a continuación vuelven a sus tierras. Las sacerdotisas lo suelen permitir por las jugosas jugosas dotes monetarias con que estas niñas nobles llegan a los Templos y que les permiten alimentar, entrenar e instruir a las huérfanas que también lo hacen. Tyrsha no rechaza nunca a nadie. Lady Arlen es una de estas mujeres nobles que, de pequeñas, pasaron por un Templo para recibir instrucción.

          Por supuesto que algunas de las mujeres que ingresan en los Templos carecen de las habilidades necesarias para convertirse en buenas guerreras. Sin embargo quedan como instructoras, profesoras, expertas en religión, filosofía e historia. Así mismo, cuando una guerrera de Tyrsha desea retirarse, siempre tendrá las puertas de un Templo abiertas para ella donde podrá pasar su vejez en tranquilidad y con todos los cuidados que pueda necesitar. Las sacerdotisas siempre cuidan unas de otras.

          Una de las principales características del entrenamiento en un Templo de Tyrsha es el uso de armas reales desde el inicio. Las sacerdotisas instructoras piensan que un arma falsa en las manos te hace ser confiada y no saber a lo que te enfrentas, ni lo que empuñas. En cambio, si desde niñas empuñan un arma real y se hieren en los entrenamientos, aprenden muy pronto sobre la dureza de la guerra, del combate y de las armas. No hay sacerdotisas de Tyrsha blandas. Aprenden con rapidez a soportar el dolor de ser heridas y a seguir combatiendo, que soltar un arma es lo último que se debe hacer. Que si te desarman en combate has perdido y que en la vida real estarías muerta.

          Así pues, resaltar que las extraordinarias habilidades de lucha que tienen estas sacerdotisas se den en gran medida a su duro entrenamiento y en una medida mucho menor a cierta habilidad otorgada por la mismísima Tyrsha. Porque Tyrsha siempre está con ellas, todo el tiempo. La pueden sentir, una vez se consagran como sacerdotisas de plena potestad al terminar sus años de estudiantes, en un rinconcito de su mente. Pueden sentir su apoyo, su amor incondicional, su presencia constante. Siempre. Y es precisamente esa presencia constante de la Diosa en un rinconcito de la mente, la que les facilita la concentración extrema en la que se sumergen durante la lucha, casi como si bailaran, casi como si supieran los movimientos de su pareja con antelación. Tened en cuanta que no es un poder divino propiamente dicho, no sería nada sin los reflejos entrenados de combate durante años, sin el intenso entrenamiento físico al que han sido sometidas desde niñas... simplemente les facilita la concentración.

          Sin embargo, sí es cierto que, de cuando en cuando, aparece alguna sacerdotisa tocada por la Diosa. Ese fue precisamente el caso de Rielle, la Profetisa, la Sacerdotisa Loca. La época en que Rielle vivió fue una convulsa, llena de cambios... y ella tuvo la desgracia de ser tocada por una Diosa. La fuerte presencia de Tyrsha en su interior hizo que matara a otra sacerdotisa por error y fue expulsada de la Orden por ello. Tyrsha había otorgado a Rielle la capacidad de ver el futuro. Pero no como los siervos de Hyrthe, Dios del Tiempo, no. Sino sin los filtros con los que Hyrthe protege a sus Videntes. Digamos que Rielle era capaz de ver directamente a través de los ojos de la Diosa. Eso, obviamente, la enloqueció. Una vez expulsada, como Sacerdotisa Renegada, viendo constantemente a través de los ojos de Tyrsha, se sumió en la más profunda de las locuras... y en el proceso escribió su famoso libro profético... del que sólo se salvó una hoja: la Profecía.

          Y bueno, esto es todo sobre las Sacerdotisas de Tyrsha y su culto. Si queréis saber cualquier otra cosa sobre Bakán, sobre alguno de sus personajes, alguna leyenda o lo que se os pase por la cabeza, sólo tenéis que pedirlo. Ya sea por Twitter, por Facebook o aquí mismo, en cualquiera de los temas de El Archivo. Estoy a vuestra disposición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario