Historia

Las Guerras de Bakán es una novela de fantasía en la que he estado trabajando durante muchos años. La primera parte lleva por título "Sueños de Dragón". Espero que disfrutéis vosotros leyéndola tanto como yo escribiéndola.

¿Eres nuevo? ¡Bienvenido! Empieza a leer "Sueños de Dragón" AQUÍ

¿Tines problemas para recordar quién es quién? ¡He aquí la solución! Mira el GLOSARIO

Y si tienes más problemas aquí están el MAPA y las TRADUCCIONES

Ya a la venta en papel y ebook "Sueños Rotos", relato corto de ciencia ficción: AQUÍ


lunes, 14 de enero de 2013

PRÓLOGO - Veinte años atrás


          Jadeante, con la respiración entrecortada, se detuvo en seco y apretó el bulto que portaba entre sus brazos contra su pecho. Las manos le temblaban de modo casi incontrolable. La luz de la luna, que comenzaba a asomar por el este, a su derecha, iluminó el santuario al que se dirigía; altas torres de mármol blanco y granito gris se recortaban en la noche contra el cielo estrellado, agujas de fino encaje plateado. Lo que había comenzado hacía tan solo una semana como un sueño imposible, se había convertido en una pesadilla. Estremecida por fuertes escalofríos y los ojos desorbitados por el terror se arriesgó a echar un vistazo a su espalda, al bosque del que acababa de salir; unas sombras se estremecieron y se esfumaron. La anciana parpadeó, tal vez ya no... Captó un leve movimiento por el rabillo del ojo, a su espalda, y se volvió con brusquedad; allí no había nadie, tal vez los había dejado finalmente atrás. 

           El corazón golpeaba fuertemente contra su pecho y notaba un molesto latido en las sienes que la hacía sentirse mareada, no podría correr mucho más. Con paso tembloroso por el cansancio continuó avanzando por el camino. Alargó una temblorosa mano, surcada de arrugas y salpicada de sangre seca, y, de un suave empujón, abrió la verja de hierro que rodeaba el santuario. Los goznes chirriaron ligeramente al girar la puerta sobre ellos. La anciana la cerró a sus espaldas y echó a correr por el sendero, hacia el templo. La larga falda marrón y desgarrada se le enredaba en las piernas haciéndola trastabillar. Sus ojos grises miraban febriles a su alrededor buscando sombras que no encontrarían, guedejas de lacio cabello gris se agitaban bajo la oscura capucha de lana. Entonces las vio, vio como unas sombras saltaban la verja cerrada a su espalda para luego desvanecerse. Esta vez no se detuvo y subió con rapidez los bajos y anchos escalones que conducían al pórtico acolumnado del templo excavado en las mismas murallas altas.
          Sobrecogida por extraño silencio, abrió la pequeña puerta de platino, forjada como entrelazadas enredaderas, pero no la franqueó. Con ternura, depositó tras ella el pequeño bulto azul oscuro que portaba entre los brazos. Introdujo una mano en un bolsillo de la blusa y extrajo un pequeño objeto brillante que se llevó a los labios con devoción, antes de dejarlo sobre la tela de color índigo. La luna arrancó de él un suave resplandor argénteo.
          La anciana volvió a cerrar la puerta y bajó los escalones alejándose del  santuario. Giró a la derecha tomando el camino que rodeaba el edificio y corrió lo más rápido que pudo dada su extenuación. La claridad plateada del astro nocturno alargó tras ella tres grotescas y deformes sombras contra las paredes blancas del santuario.
          El silencio de la noche de mediados de otoño, la noche de Samhein, se vio rasgado por un agudo y penetrante grito de terror rayano en la locura. Le siguieron varios más que resonaron en el silencio de la noche. Cesaron bruscamente entre gorgoteos, sus ecos reverberaron largo rato, escalofriantes, en la quietud. En la falsa tranquilidad que lo siguió tan sólo se oyó un confuso sonido de carne desgarrada.
          Mientras tanto, en el pórtico, unos sollozos ahogados brotaban del bulto  envuelto en una tela azul oscuro. La luna derramaba serena su luz...



Leer el capítulo 1 >

7 comentarios:

  1. Un comienzo interesante y prometedor. Espero con mucho interés las siguientes actualizaciones :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas muchas gracias. El primer capítulo lo colgaré el jueves o el viernes. Aunque lo bueno no empieza hasta el 2 :D

      Eliminar
  2. Un comienzo algo clásico, pero muy bueno, estoy deseando ver quien era el/la pequeño/a.

    Por cierto, ¿cada cuánto actualizará el blog?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el comienzo es clásico :P pero me gustó cómo quedaba. Muchas gracias por leer.

      El blog actualiza dos veces a la semana. Los lunes y los jueves. Así que... mañana toca dosis. Sobre quién es el bebé abandonado en el Templo... hummm... misterio misterioso :D

      Eliminar
  3. Llego aquí desde el Vosque, y me encuentro con toda una sorpresa agradable. Puedes contar conmigo para ir siguiendo tu blog.
    Sobre el prólogo es poco así que no puedo comentar mucho, pero dos cosas:
    1-Como ya te ha dicho Drugavan es un comienzo clásico, a ver cómo se desarrolla ;)
    2-Me gusta como describes la situación y los sentimientos de la anciana, das mucha riqueza al texto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas, muchísimas gracias. Sólo puedo adelantar una cosa. Tardará en descubrirse quién es el bebé abandonado en el Templo. De hecho aun no lo he escrito (aunque está pensado quién es desde hace mucho mucho tiempo), pero espero poder hacerlo durante las próximas semanas.

      Eliminar
  4. Casi no recordaba nada de este prólogo cuando lo leí hace años, pero tengo la impresión de que ha mejorado. Mucho. :)

    ResponderEliminar